GUÍAS DE AYUDA PARA LA FAMILIA

Consejos para hablar con hijos adolescentes

 Esta guía te ayudará a saber la mejor forma de gestionar una conversación con tus hijos para obtener la información deseada, acercarte a ellos y anticiparte a las posibles dificultades.  


VER GUÍA

Protocolo de actuación ante el acoso

 Esta guía te ayudará a saber cómo actuar en una situación de conflicto y qué pasos seguir para poder solucionar el problema o denunciarlo ante las instituciones pertinentes.   


VER GUÍA

¿ Cómo hacer preguntas abiertas a nuestros hijos?

Esta guía te ayudará a conducir las conversaciones con tus hijos de forma mucho mas eficiente a la hora de obtener información de ellos.   

VER GUÍA

¿Cómo generar una conversación con nuestros hijos?

Esta guía te ayudará a saber cómo es mejor iniciar una conversación con tu hijo sin atosigarle, que se abra a ti y que se refuercen los lazos comunicativos y emocionales entre vosotros.


VER GUÍA

¿Cómo generar seguridad y ser referente para ellas y ellos?

 Esta guía te ayudará a conocer cómo actuar con tus hijos para darles seguridad y confianza ante una conversación comprometida para obtener los resultados esperados.  


VER GUÍA

Cambios por los que estar alerta

Esta guía te facilita los indicadores adecuados con los que poder identificar posibles problemas de acoso.

VER GUÍA

Consejos para hablar con hijos adolescentes

 

Esta guía te ayudará a saber la mejor forma de gestionar una conversación con tus hijos para obtener la información deseada, acercarte a ellos y anticiparte a las posibles dificultades. 

  • Es mucho más fácil resolver un problema si hablas de él de manera tranquila.
  • Mantén la calma y no respondas de forma tajante ya que puede provocar una reacción explosiva.
  • Si tu hijo no desea entablar una conversación contigo, no debes molestarte, busca otro momento y deja la puerta abierta.
  • Escucha sin interrumpir lo que tiene que decir y mantén un entendimiento pleno, por ejemplo “Entonces quieres decir que...”
  • Muéstrale que le estás prestando atención.
  • Respóndele de una forma que realmente le llegue y asegúrate que lo entiende.
  • No lo tomes de forma personal, ya que perdemos la claridad de visión y decimos cosas que en realidad no sentimos para lastimar a la otra persona.
  • Asegúrale que puede confiar en ti sin temor a ser reprendido ya que si no dejará de buscar el apoyo que necesita .
  • Debes tratar de ser lo más proactivo posible, aporta temas que son de su interés: sus amistades, sus juegos favoritos, las actividades que práctica, etcétera.
  • Reconoce la realidad y muestra empatía con lo que pueda estar pasando.
  • Trata de no emitir juicios duros en voz alta,  trata de mantenerte neutral y no devalúes su opinión.
  • Procura dejar de lado los gestos infantiles.
  • No debes etiquetarlo ni tratarlo como si aún fuese un niño pequeño.
  • Hay que saber adaptarse y crecer con ellos.
  • Buscad soluciones conjuntamente, él es el protagonista de este momento y hay que implicarlo.

Protocolo de actuación ante el acoso

Esta guía te ayudará a saber cómo actuar en una situación de conflicto y que pasos seguir para poder solucionar el problema o denunciar ante las instituciones pertinentes.

 

  • Primero de todo acuérdate de las tres "As". Acoger, Apoyar y Actuar.
  • Mantén la calma y escucha a tu hijo. Muéstrale confianza y no quites importancia al asunto, déjale que hable y te explique todo: desde cuándo, quiénes, por qué, qué es lo que le hacen o dicen. Recuerda nuestra Guía de consejos de cómo hablar con tu hijo.
  • Cuando el acoso llega a las redes sociales en muchos casos significa que ya ha sufrido o está sufriendo acoso en primera persona. Acoge a tu hijo, apóyalo y actuad conjuntamente para detectar y resolver el problema.
  • Informa a tu hijo de los pasos que vas a dar, de las respuestas que recibes durante todo el proceso.  
  • Acuerda conjuntamente el plan de actuación. Puede estar asustado y temer las consecuencias que puedan suceder.
  • Informa de la situación de tu hijo a los responsables del lugar donde se está produciendo el acoso y si sabes de la persona que le acosa infórmales también. Recuerda que las instituciones donde va tu hijo y participa están para ayudarte.
  • No os calléis. Los espacios donde se puede producir el acoso, deben atender e investigar vuestras quejas, e iniciar los protocolos de actuación si es oportuno.
  • No intentes ponerte en contacto con los agresores, ni con sus padres. Si la respuesta del lugar donde sucede es insuficiente y creéis que necesitáis ayuda o guía para vuestro proceso, contacta con el equipo de Cèntric Barcelona o las Asociaciones siguientes.


¿Cómo hacer preguntas abiertas a nuestros hijos?

Esta guía te ayudará a conducir las conversaciones con tus hijos de forma mucho mas eficiente a la hora de obtener información de ellos.   

 

 

  • Las preguntas abiertas comienzan con las siguientes palabras: por qué, cómo, qué, describe, cuéntame… o qué piensas de… tú qué harías... 
  • Una pregunta abierta requiere una respuesta completa utilizando los conocimientos o sentimientos propios de la persona. 
  • Son preguntas objetivas y no concretas. No dirigen a la persona a quien se las hace y pueden dan lugar a una respuesta con muchas palabras.
  • Evita las preguntas que tengan las siguientes características: que sean fáciles de responder y que se respondan rápidamente sin necesidad de reflexionar mucho.
  • Especifica los límites. En ocasiones, las preguntas abiertas pueden ser demasiado abiertas. Enfoca hacia dónde quieres que vaya la respuesta.
  • Pregunta “por qué” o “cómo” con la finalidad de hacerle un seguimiento a la conversación y obtener una respuesta más larga después de hacer una pregunta cerrada.

¿Cómo generar una conversación con los hijos?

Esta guía te ayudará a saber cómo es mejor iniciar una conversación con tu hijo sin presionarle, que se abra a ti y que se refuercen los lazos comunicativos y emocionales entre vosotros.

 

  • La relación con tu hijo es algo que se trabaja día a día, forma parte de la dinámica familiar. Es un proceso que se realiza poco a poco y de forma continuada. No lo dejes pasar.
  • Inicia una conversación a partir de un interés que tenga tu hijo. Escucha y déjalo hablar.
  • Para poder afianzar una mejor relación y comunicación, piensa qué cosas podrías compartir con él que le interesen y hacedlas juntos.
  • Las palabras, posturas y los gestos son claves. Ponte cómodo y que sienta que no tienes prisa. Le estás dedicando tu tiempo.
  • Intenta ser concreto, claro y conciso de una manera simple y sencilla.
  • Utiliza la expresión corporal: miradas, sonrisas, gestos, abrazos, silencios. Adapta esta manera de comunicar a cada niño, ya que son personitas diferentes.
  • El objetivo es mejorar la comunicación. Tienes que propiciar una conversación, no le des lecciones.
  • Averigua sus temas de interés y pregúntale sobre ellos.
  • Elige un espacio que para él sea tranquilo, un espacio para los dos a solas.
  • Abandona el rol de padre por un rato y deja que tus hijos te enseñen lo que saben. Esto les hará partícipes de la conversación y podrás ver el interés que tienen por algunos temas.
  • Después de conocerlo mejor, podrá abrirse para que conozcas sus problemas, preocupaciones y anhelos. No minimicemos los problemas de nuestros hijos, para ellos son el centro de su preocupación.
  • Que sepa que siempre estás disponible, por mucho trabajo que tengas. Que no deje de buscarte porque crea que estás ocupado.


¿Cómo generar seguridad y ser referente para ellas y ellos?

Esta guía te ayudará a conocer como actuar con tus hijos para darles seguridad y confianza ante una conversación comprometida para obtener los resultados esperados.  

 

  • Una persona referente es una persona que transmite seguridad, empatía por los demás y no intenta ser otro diferente a quien es.
  • Para que pueda confiar en ti es necesario que el entienda que vas a tratar el tema sin castigos ni represalias, ni gritos ni broncas, quieres poder entender qué ha hecho que esté así y buscar soluciones conjuntamente.
  • Tiene que verte como una persona en la que confiar, resolutiva, tranquila, no precipitada. Necesita sentir que piensas antes de que actúas. 
  • No te dejes llevar por los impulsos ni por expresiones del tipo “Ya te lo dije, me tenias que haber hecho caso.”  Es natural que el adolescente se equivoque y a veces vaya a la contra de lo que piensan y quieren sus padres. 
  • Cuida que le dices y como se lo dices. Tu tono a la hora de hablar con el debe ser cuidadoso.
  • Háblale de manera natural y espontánea. No compitas por quien tiene la razón. Entiende sus razones o propuestas y ábrele nuevas posibilidades para que pueda reflexionar. 
  • Si está nervioso ayudarle a calmarse. 
  • Busca límites y responsabilidades equilibradas para cada adolescente.
  • En los momentos que puedan ser de conversaciones importantes busca un espacio tranquilo, cómodo donde no tengáis interrupciones. La mayor muestra de seguridad es que hables desde la calma y la posibilidad de encontrar soluciones. 
  • Dale un lugar a tu hijo y que pueda decir/pensar qué cosas le podrían hacerle sentir seguro.
  • Comparte tiempo y actividades divertidas que podáis disfrutar los dos. Esos momentos refuerzan la relación y la confianza.
  • Sobretodo se han de sentir queridos y acompañados
  • Tu hijo debe sentir que estás 24h disponible para él si te necesita en una situación de preocupación, riesgo, conflicto.

cambios por lo que estar alerta

Esta guía te facilita los indicadores adecuados con los que poder indentificar posibles problemas de acoso.


 

  • Actitudes/carácter (mantiene peleas patio, clase, hermanos...)(cambios de humor, apatía, abatimiento, tristeza, inquietud...)
  • Apetito (falta o exceso)
  • Alteraciones del sueño (insomnio, pesadillas...)
  • Dolores Psicosomáticos (dolores de barriga, malestar, febrícula, dolores inespecíficos...)
  • Señales físicas (ver si presenta moratones, rasguños...)
  • Rechazos en la escuela (fiestas de cumpleaños, no asiste a las fiestas que le invitan, no muestra interés por celebrar sus fiestas, viene con material escolar roto o perdido, pide cambiar de escuela...)
  • Cambio en el rendimiento escolar
  • Cambio en las costumbres (salen antes de casa, llegan pronto a casa, se retrasa, piden ser acompañados, etc.)
  • Suele faltar a los extraescolares y a la escuela.
  • No quiere salir a la calle.